Al borde de los 50
con la mochila a cuestas
siempre bajo el árbol del silencio
derramo unas letras

Tantas historias
tantos pedazos de humanidad
tantos silencios acumulados
tanto de tanto

Las noches cómplices
alentaron muchos sentimientos
papeles fueron acumulándose
como letras en el espejo

Al borde del medio siglo
nos quedan papeles cerrados
bajo una mesa encendida
por las llamas de la memoria