Juan Pablo León Almenara

Desde que amaneció, ese miércoles 29 de agosto comenzaba a reunir las condiciones para convertirse en el día con más tráfico del 2018.
Era la receta perfecta para el caos: víspera del feriado por Santa Rosa, fin de mes y una fecha de pago, en la que los limeños buscaban planes para huir del frío a celebrar el declarado ‘puente’ hacia el fin de semana largo. Era un miércoles con alma de viernes.

En las calles el día comenzaba agitado. A las 7:30 a.m. la prensa informaba sobre la muerte de un hombre de 62 años luego de ser atropellado en Comas y, media hora más tarde, sobre otro hombre de 36 años que falleció luego de perder el control de su auto en la Panamericana Sur.

Contrario a lo que ocurría en esas calles, en Twitter, el entonces candidato a la Alcaldía de Lima Jorge Muñoz publicaba una foto del Foro de Seguridad Vial en la que posaba junto a otros postulantes municipales, como Humberto Lay, Manuel Velarde y Enrique Cornejo, ex ministro de Transportes investigado por el Caso Odebrecht. Todos ellos prometían acciones para reducir los siniestros viales y la congestión vehicular.

Por esos días se registraban bloqueos intermitentes en la Carretera Central por ciudadanos que exigían la culminación de obras prometidas por el entonces alcalde de Ate, Óscar Benavides. El tráfico en la zona, en horas punta, era inhumano.

Fue cerca de la 1 p.m. cuando las calles de Lima norte colapsaron, luego de iniciarse un violento enfrentamiento con disparos y piedras entre comerciantes del nuevo Mercado Central y decenas de ambulantes en el cruce de las avenidas Tomás Valle y Túpac Amaru, que peleaban por el espacio público invadido.

En varios puntos de la ciudad, las ambulancias hacían sonar sus sirenas y los periodistas se dividían para poder cubrir todo lo que pasaba: ese día los bomberos atendieron cerca de 30 accidentes de tránsito y unos 13 incendios.

El 29 de agosto del 2018, los limeños estuvieron estancados en el tráfico más que cualquier otro día del año, según un estudio de la compañía de navegación satelital holandesa TomTom, que monitorea el movimiento de GPS de manera anónima de celulares y sistemas de mapas vehiculares. Ese día, los limeños registraron 83% de tiempo extra al que regularmente harían en condiciones normales. Es decir, los tiempos de viaje promedio de los ciudadanos estuvieron a punto de duplicarse debido a la congestión. Por la noche, ese tiempo extra de vehículos atorados superó el 104%, es decir, un recorrido en auto que debía durar 60 minutos se terminó prolongando dos horas o más.

– Un año paralizado –
La carga vehicular en Lima ha empeorado de manera preocupante entre el 2017 y el 2018. Como ayer informó la campaña #NoTePases, un estudio elaborado por la compañía TomTom colocó a Lima en el tercer lugar con mayor congestión, entre 403 ciudades de 56 países del mundo.

En el 2017, nuestra capital estaba en el puesto 9, es decir, en un año subió 6 posiciones entre las urbes más congestionadas en el 2018. Solo Mumbai (India) y Bogotá (Colombia) la superan.

En estas dos ciudades se registra 65% y 63% de tiempo extra de viaje debido a la congestión, respectivamente. Lima tiene el tercer lugar con un 58% de tiempo extra de viaje.


el-comercio-logo-1