Christian Ninahuanca

Entrevista. En el segundo día del Encuentro Económico Región Cajamarca, organizado por el Banco Central de Reserva, el ejecutivo destacó la importancia de converger la oferta educativa y la demanda laboral para dinamizar la economía nacional y lograr el beneficio de los peruanos, sobre todo de los jóvenes.

¿Qué medidas más urgentes y rápidas se pueden realizar para elevar la competitividad del Perú?

–Dos cosas que se pueden concretar fácilmente son la capacitación de los peruanos en actividades con potencial de crecimiento y la mejora de la calidad de la inversión pública. Observamos que sobre la base del índice regional de gestión pública, lo que más cayó fue la inversión en infraestructura.

–¿Qué tipo de infraestructura se debe priorizar?

–La infraestructura vial, la conectividad eléctrica y de internet, y los servicios básicos de agua y desagüe.

En realidad, se avanzó en estos aspectos en los últimos años, pero todavía estamos a mitad de tabla en los rankings de competitividad en el mundo.

–Tomando en cuenta esas dos medidas urgentes que plantea, ¿cuánto crecería la economía si se llegarán a concretar ambas en el corto plazo?

–Con la capacitación adecuada y el aumento y la mejora de la inversión pública, que impulsaría a su vez a la privada, podemos crecer más de 5% al año.

–¿Cuál es el desfase entre la oferta educativa y la demanda laboral en el país?

– En términos de universidades, vemos que 4 de cada 10 egresados no trabajan en lo que estudiaron, entonces ahí tenemos una brecha entre lo que se enseña en los centros de estudios superiores y lo que requieren las empresas.

Se observan, además, institutos que no tienen la infraestructura ni el equipo necesario que esté vinculado al desarrollo económico local, porque hay instituciones educativas que ofrecen carreras de gastronomía o cosmetología, pero eso no es necesariamente lo que está demandando el mercado local.

–¿Pero la formación también parte de los colegios?

–Vemos que hay un 60% de peruanos en edad de trabajar que no está terminando la secundaria porque percibe que no le servirá para el futuro, puesto que no le está dando las herramientas para insertarse en el mercado laboral fácilmente.

Por lo tanto, vincular el sector productivo con el sistema educativo puede generar una red donde las personas podrían acumular las habilidades necesarias para desempeñarse eficientemente en el mercado laboral.

–¿Cómo se concretaría esa alianza entre la empresa y los centros de formación?

–Estas alianzas en el mundo se dan en instituciones que se denominan consejos sectoriales, que pueden tener dos dimensiones: una geográfica y otra por actividad económica, en que los representantes de los diferentes sectores se sientan a conversar sobre lo que demandan las empresas y lo que se enseñará en los colegios, institutos y universidades.

Sostenibilidad

Al comentar sobre el portal Ponte en Carrera, donde se brinda información sobre formación educativa y demanda laboral, el economista dijo que, como muchas de las iniciativas peruanas, lo que se requiere es persistencia en el tiempo, para que se fortalezcan y demuestren que funcionan.

Esta experiencia le dará vitalidad y continuidad a esas políticas que ayudan al sector productivo y el sistema educativo, redundando finalmente en beneficio de los peruanos, sostuvo el economista jefe del Consejo Privado de Competitividad.

Propuesta

El Consejo Privado de Competitividad se creó en marzo del 2018 como una iniciativa del sector privado para contribuir al desarrollo del país mediante propuestas de política articuladas entre el sector público y el privado que promuevan la mejora de la competitividad, que depende del crecimiento de la productividad.

El consejo publicó el informe de competitividad 2019 con un diagnóstico de los principales factores que determinan la productividad y las propuestas de política y reformas que impulsarían su crecimiento.


logo_elperuano2