Las elecciones presidenciales en Venezuela, en las que el mandatario Nicolás Maduro aspirará a la reelección, se realizarán el próximo 22 de abril, de forma anticipada, anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Se convocan las elecciones presidenciales para el 22 de abril”, anunció la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, luego de que fracasara una negociación entre el gobierno y la oposición para acordar la fecha.

La oposición venezolana no ha decidido todavía si acudirá a esta contienda.

Desde que se anunció el adelanto de estos comicios en enero, gobiernos y organismos internacionales han lanzado críticas a la gestión de Maduro, quien ya informó que buscará la reelección y será el único candidato del oficialismo.

El esperado anuncio se produjo luego de que fracasara una negociación entre el gobierno y la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en Santo Domingo, para firmar un acuerdo que incluía la fecha y garantías para los comicios.

“A pesar de que no se firmó el acuerdo necesario y tan esperado por el país, podemos afirmar que no hay caminos a la paz, que la paz es el camino, el único para recuperar la convivencia democrática”, agregó Lucena.

La fecha no fue una sorpresa. Al anunciar el fracaso de dos meses de diálogos, el presidente dominicano, Danilo Medina, explicó que las partes habían acordado el martes que los comicios fueran el 22 de abril, tras un estira y encoge en el que el gobierno proponía el 8 de marzo y la MUD el 10 de junio.

Pero la MUD presentó este miércoles observaciones al texto -mientras Maduro dijo que solo firmaría el documento” que estaba sobre la mesa el martes-, explicó el mandatario dominicano.

En un mitin en Caracas, Maduro fustigó a la MUD por no firmar, según él por orden de Estados Unidos, y ante las cámaras estampó su rúbrica en una copia del texto: “Que se cumpla en todas sus partes el acuerdo, tengo palabra, he firmado”, dijo.

El negociador principal de la MUD, Julio Borges, había emplazado al gobierno a no cometer “el absurdo error de convocar unas elecciones de forma unilateral”.

“Contra las cuerdas”

Pese a que arrastra una impopularidad de 70% ante la grave crisis, con una hiperinflación y aguda escasez de alimentos y medicinas, Maduro tiene posibilidades de reelegirse, según analistas, pues cuenta con un sólido apoyo institucional que incluye a los militares, una fuerte política de subsidios y un adversario dividido y frágil.

Las presidenciales fueron adelantadas por la oficialista Asamblea Constituyente para antes del 30 de abril, descolocando a una oposición que aún no decide si irá a los comicios con un candidato de consenso o con varios, o incluso si participará.

“En el escenario que se plantea, con el actual poder electoral, está claro el triunfo de Maduro, a no ser que la oposición logre alguna decisión unitaria”, aseguró a la AFP la politóloga Francine Jácome.

Jácome considera que actualmente la oposición carece de liderazgo. Sus principales dirigentes, Leopoldo López y Henrique Capriles, están inhabilitados políticamente.

“Si el enemigo está contra las cuerdas, termina de darle el nocaut. La oposición debe aceptar que con el fracaso del diálogo se cierra un ciclo”, comentó por su parte el politólogo Leandro Area.

A su juicio, la oposición “debería recomponerse, crear un nuevo liderazgo, pero no debería ir a la elección: roto el diálogo, si no se resolvieron las condiciones, no debería ir”.

Lucena precisó que la campaña se realizará del 2 al 19 de abril, aunque el gobierno viene realizando mítines desde que la Constituyente anunció el adelanto de los comicios.