José Carlos Reyes

Meta trazada. La ministra de Salud, Patricia García, anunció que desde abril del 2018 los alimentos y bebidas procesadas deberán llevar etiquetas con advertencias, en caso tengan excesivo contenido de grasas saturadas, azúcar o sodio.

García indicó que a partir de esa fecha quedará implementada la fase 1 del etiquetado de advertencias, según parámetros fijados por el reciente reglamento publicado por el Ministerio de Salud (Minsa).

La ministra refirió que según esos parámetros y el contenido actual de los productos, en la fase 1 deberán etiquetarse con advertencias el 71% de las galletas (alto en grasas saturadas), el 62% de los snacks salados (alto en sodio), el 54% de bebidas lácteas (alto en azúcar) y el 48% de los cererales para el desayuno (alto en azúcar).

También llevarán advertencias las gaseosas y jugos en caja (altos en azúcar), entre otros.

Sellos en negro
La ministra indicó que el Minsa ya inició la elaboración del manual de advertencias publicitarias, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud de Chile, uno de los países pioneros en aplicar este tipo de regulaciones.

En 15 días estará listo este manual, tras lo cual deberá esperarse unos cuatro meses para ser oficializado, indicó el Minsa. Luego de ello deberá esperarse seis meses más para que entre en vigencia, por lo que la aplicación de las advertencias se dará en abril del 2018.

La ministra indicó que las advertencias serán similares a las que se impusieron en Chile, es decir, un sello negro con letras blancas, donde se indique si el producto es alto en grasas saturadas, azúcar o sodio.

[ LEA TAMBIÉN: Ley de Alimentación Saludable: parámetros tomados de Chile no son exitosos, según Aspec ]

La fase 2, con parámetros más estrictos, aplicará 39 meses después de la aprobación del manual de advertencias publicitarias. En aquella fecha, más productos tendrían que ser etiquetados con advertencias.