La situación en el Vraem se mantiene en alerta, pero la estrategia está cambiando. Así lo asegura el ministro de Defensa Jorge Nieto, quien el fin de semana visitó el Fuerte de Pichari y Quillabamba, donde se reunió con los altos mandos militares y congresistas. Enfatiza que es necesaria una reforma electoral que implique un control de los fondos.

Usted ha viajado esta vez al Vraem con la Comisión de Defensa del Congreso. ¿Cómo ha sido el trabajo estos dos días en esa zona?

Teníamos el interés de que la Comisión de Defensa, que nos había pedido información sobre el Vraem, viniera a la zona para que conozcan en directo lo que se viene haciendo. Con absoluta transparencia les hemos dado toda la información que requerían y de la propia voz de quienes están al mando de las operaciones que se realizan en el Vraem. Al mismo tiempo han visto lo complejas que son las actividades de las Fuerzas Armadas; no solo las propias actividades de ellos, sino en apoyo a la policía y también las acciones civiles.

Se ha dado toda la información porque siempre existe un velo de secretismo…

Hemos informado con absoluta transparencia. Nosotros no tenemos nada que ocultar. Ahora aquellas informaciones que ponen en riesgo la vida de los soldados, operaciones en curso; esas son de naturaleza reservada y no habrá poder en el mundo que me saque información sobre eso.

Se mantienen los remanentes terroristas en algunas zonas del Vraem, pero esto se combina con el narcotráfico.

En algunas muy reducidas zonas se mantienen, también la deriva de esos residuos de lo que fue Sendero Luminoso que ahora están convertidos prácticamente en ‘services’ del narcotráfico. En donde eventualmente hace acciones para apoyar sus desplazamientos y cargamento y al mismo tiempo reciben de ellos recursos. Todo esto es un panorama muy complejo que reclama del Estado una acción a la altura del reto del problema.

¿Faltan fortalecer las capacidades en el Vraem? Se habló de replantear la estrategia…

De hecho se han producido algunos cambios. Hemos discutido largamente con los mandos militares de aquí y se han ajustado cosas.

¿Cómo por ejemplo?

Hay una base en Mazangaro que ha sido desactivada, que estaba muy expuesta a la acción subversiva y al flanqueo de tiradores apostados en las zonas altas, que forma parte de este ajuste y se ha establecido una base en una zona más alta.

¿Qué se está haciendo para reducir, además, el tráfico de insumos químicos para el narcotráfico?

Son dos problemas distintos que están ligados. Por un lado tenemos los residuos de lo que fue una organización terrorista que ahora está convertida en grupos errantes armados del narcotráfico. En el caso del narcotráfico, la responsabilidad no es específicamente de Defensa, pero estamos apoyando a las tareas que hace la Policía. Pero enfrentar este fenómeno implica una estrategia compleja, que no es solo militar y policial. Se tiene que atacar el desplazamiento de insumos químicos y el fortalecimiento de la Unidad de Inteligencia Financiera, por la gran cantidad de dinero que se moviliza.

Y en medio de esto, se habla de corrupción…

Existen estamentos, zonas y autoridades que han sido captados por el narcotráfico porque tienen una gran cantidad de recursos. Por eso, la corrupción también está ligada a la ley electoral en lo que tiene que ver específicamente con el ingreso de dinero sucio a la política.

¿Una verdadera reforma sería otra forma de ayudar a combatir el narcotráfico?

Si de verdad se quiere enfrentar al narcotráfico, uno de los pilares de esa confrontación tiene que ser una reforma electoral que impida el ingreso de dinero sucio en la política. Porque este mancha a los políticos y no trabajan para el Estado sino para el narcotráfico. Estas no son tareas ni de orden policial, ni militar pero tienen que ver con otros actores que tienen que hacerse cargo de su cuota de responsabilidad en este tema.

En los últimos meses se ha discutido mucho el tema del Movadef y se ha puesto este tema en el tapete, en el Vraemexisten reportes similares.

No tenemos reportes de ese estilo pero no podemos descartar que así sea. La alerta de las Fuerzas Armadas es permanente.

Este lunes irá al Congreso por la muerte de los cuatro soldados en Marbella ¿qué resultados hay de las investigaciones?

Lo único que puedo adelantar es que la investigación que nos correspondía ya fue concluida esta semana. En la comisión de Defensa daré la información detallada de ese trabajo… daré los alcances de los resultados y las acciones que se han realizado con las familias de los fallecidos.

Del informe de la comisión de Defensa se sabe que se detectaron irregularidades que involucran al Vraem…

El informe ya está aprobado, estamos a la espera de que nos lo envíen. Nosotros le hemos dado toda la información con total transparencia. Son temas que han o habrían ocurrido en el gobierno anterior. En el caso del Vraem, por ejemplo, hubo la provisión de un producto, de manera correcta al 80% y en la parte restante no se ha cumplido con la calidad que se ofreció. Estamos viendo de qué manera resolvemos esto porque los soldados en esta zona necesitan estos equipos de tiendas de campaña, carpas de bases temporales entre otros.

Hay una discusión sobre la nivelación de pensiones de policías y militares. Se observó la norma aprobada por el Congreso.

En el 2012, el ex presidente Ollanta Humala introdujo una distorsión con la ley que aprobó en las pensiones militares. El propósito de este gobierno siempre ha sido reconocer la justeza de las demandas de estos pedidos de las FFAA. Al mismo tiempo marchar en el objetivo de corregir esto.

Pero se genera una expectativa y debate que todavía no se cumplen…

Sus demandas son justas. Lo que tenemos que hacer es satisfacerlas en el marco de las posibilidades de una Caja Fiscal que está complicada porque la recibimos con un déficit mayor del que se pensaba. Pero incluso en ese contexto se hará el esfuerzo para resolver paso a paso estas demandas.

Pasando a otros temas, ¿Se realizarán más compras militares?

Las restricciones presupuestarias son mayores que antes. El gobierno anterior realizó una enorme cantidad de compras, prácticamente ha resuelto el calendario de compras hasta el 2020 o 2021. Entonces nuestros márgenes de acción son muy reducidos y tenemos que priorizar cuáles son las necesidades inmediatas de los tres institutos militares. Una de las políticas del Ministerio de Defensa es poner como máxima prioridad el bienestar del personal militar. A inicios de año incrementamos el presupuesto del rancho, especialmente del personal de tropa en un 30% y vamos a seguir trabajando en esa dirección.